19/2/10

Quién sabe...

Siempre había pensado que encontraba el amor quién daba con la persona que era capaz de quererte como tú querías que te quisiera. Ahora, supongo que tras el paso de algunos años, soy capaz de ir más allá del trabalenguas del verbo querer. Ahora creo firmemente en que quién realmente quiere es esa persona capaz de dejar de pensar en una misma para pensar en otra (a veces, incluso, en más de una…).

El tiempo pasa y las personas cambian, maduran, se transforman en lo que realmente han de ser o, en su defecto, en lo que la vida ha querido convertirlas.

Y quizás precisamente por eso esté yo ahora mismo aquí, aporreando las teclas del portátil mientras me como un bombón (cuando jamás me ha gustado el chocolate) de esos de caja roja (que atenta total y absolutamente contra mis principios de ateísmo hacia San Valentín) y mirando de reojo un pequeño oso de peluche azul celeste (siempre me ha horrorizado que me regalen peluches –sean del color que sean- pero como ahora los recibo de manera indirecta, la cosa cambia y cambia mucho…). Así que, quizás también, salga esta tarde y me pare justo delante de la primera floristería que encuentre, acerque la nariz a un manojo de flores y no estornude (e incluso me guste). Quién sabe…

10 comentarios:

anna dijo...

Estos contigo, aun sin bombones,ni peluches ni flores.!!

La vida cuanto mas caminamos mas sentido le vamos encontrando otra vez. Sin vendas en los hojos.

Preciosa entrada.

Abrazos reina.

Noelplebeyo dijo...

Todo cambia, nada permanece


besos

Popi dijo...

¡¡María!!

No. No le he dado al play, pero sí, te he leído, ¿eh?.jaja
Un abrazo charquera.

Mirna dijo...

Hay que probar las cosas que nos gustan, a veces nos sorprenden... :)
Ese osito no es para ti, no?
Besitos desde Marte.
Mirna

Sara dijo...

Entonces, le doy gracias a ese cambio... no comprendo a las personas a las que no les gusta el chocolate!!! ;)

pd. como va todo?
pd2. igual esto te interesa:
http://www.clearblue.com/es/ilusion-por-ser-mama.php

Camaleona dijo...

Pues yo estoy completamente convencida de que está preparado para el amor aquel que se ama a sí mismo, cualquier otro experimento acaba en fracaso... la aventura de ser madre te plantará de cara a aquellos demonios que dejaste escondidos por no querer enfrentarte a ellos, no te hacía falta, ahora, tendrás que quererte más que nunca y resolver lo que antes no quisiste.

*Sechat* dijo...

El amor lo trastoca todo y nos transforma como bien señalas. Un besote.

Luna dijo...

Me encanta la manera en que aporrear las letras de tu portatil...yo intento aporrearlas como tu pero nunca me salen cosas tan bonitas para decir y expresar...siempre sigo tu blog y cada día que leo algo nuevo me invade una sensacion dentrom, porque me encanta todo lo que escribes...ojala pudiera expresarme de igual manera que tu:)
un saludo desde mi pequeño rincon del mas allá:)
Luna

My love in the bin dijo...

ME ENCANTA ESTA ENTRADA!!!!!!!!
El amor otorga a los demás el poder para destruirte.. es completamente cierto, por desgracia.
Te sigo! me gusta mucho tu blog en general..
Pásate por el mío, alomejor también hay algo por ahi que te guste! espero que si! un beso!
ahi va la URL!
http://myloveinthebin.blogspot.com/

*Sechat* dijo...

Quién sabe, sí... supongo que el amor nos hace libres y es lo más hermoso que nos acompaña en la vida.

Me alegro por ti, guapa.