28/1/09

Contrato...

Este es un acuerdo entre la señorita _____ maestra y el Consejo de Educación de la Escuela _____ por el cual la señorita _____ acuerda impartir clases durante un periodo de ocho meses a partir del _____ de Septiembre de _____ El consejo de Educación acuerda pagar a la señorita _____ la cantidad de _____ mensuales.

La señorita _____ acuerda:

1.- No casarse. Este contrato queda automáticamente anulado y sin efecto si la maestra se casa.

2.- No andar en compañía de hombres.

3.- Estar en su casa entre las _____:00 de la tarde y las 6:00 de la mañana, a menos que sea atender en función escolar.

4.- No pasearse por las heladerías del centro de la ciudad.

5.- No abandonar la ciudad bajo ningún concepto sin permiso del presidente del Consejo de Delegados.

6.- No fumar cigarrillos. Este contrato quedará automáticamente anulado y sin efecto si se encontrara a la maestra fumando.

7.- No beber cerveza, vino ni whisky. Este contrato quedará automáticamente anulado y sin efecto si se encuentra a la maestra bebiendo cerveza, vino o whisky.

8.- No viajar en coche o automóvil con ningún hombre excepto su hermano o padre.

9.- No vestir ropas de colores brillantes.

10.- No teñirse el pelo.

11.- Usar al menos dos enaguas.

12.- No usar vestidos que queden a más de cinco centímetros por encima de los tobillos.

13.- Mantener limpia el aula.

a) Barrer el suelo al menos una vez al día.

b) Fregar el suelo del aula al menos una vez por semana con agua caliente.

c) Limpiar la pizarra al menos una vez al día.

d) Encender el fuego a las 7:00 de modo que la habitación esté caliente a las 8:00, cuando lleguen los niños.

14.- No usar polvos faciales, no maquillarse ni pintarse los labios.




*(Contrato de 1923 para profesoras en Estados Unidos de América)




¿Cómo os quedáis después de leer esto? Está más que claro que es un tema sobre el que podría hablar largo y tendido, pero también considero que mis palabras, aquí, sobran y que me interesa bastante más saber lo que pensáis vosotros.

Lo que sí diré es que, sin pararme a contarlos, alrededor de diez de estos puntos me incapacitarían como maestra o me impedirían serlo. Por otro lado, las cosas han cambiado mucho (y muchos años han pasado desde que se redactó este contrato). A día de hoy, el matrimonio es una elección; se nos está permitido tener amigos; no tenemos toque de queda en base a la profesión que hemos escogido; las heladerías ya no son centros de perversión; podemos viajar, incluso más allá de las fronteras de nuestro Continente, si así se nos antoja; la Ley Anti-tabaco afecta a todos y todas por igual; en cuanto al vino, la cerveza y el whisky... en ese sentido habría tenido suerte porque yo acostumbro a beber agua, pepsi y, en ocasiones, malibú con piña; podemos coger un taxi, el metro o un autobús, aunque no lo conduzca nuestro padre o nuestro hermano; en lo referido a la ropa de colores brillantes... imagino que en 1923 sólo se fabricaba para Drag queens pero las maestras se empeñaban en utilizarla; siempre he pensado que modificar el color del pelo con tintes es síntoma de posesión demoníaca (y por eso llevo mechas...); lo de las enaguas... bueno, hoy día creo que bastaría con dos pares de leggings; de la limpieza del aula se encarga el personal de mantenimiento y limpieza del Centro Escolar (pero este punto sería "el de menos...") y, por último, lo del maquillaje vuelve a ser, como decía antes, un intento de las maestras de los años 20 por iniciarse en el mundo de las Drag queens.

27 comentarios:

Alicia. dijo...

Uf... Suerte que ahora no hay este tipo de contratos... ¿Por qué no podían pasearse por las heladerías? xD

мαяια dijo...

No tengo ni la más remota idea... Será que, como tú y yo no habíamos nacido, no lo sabemos, pero antes las heladerías eran verdaderos antros, lugares dónde ocurrían toda clase de perversiones y dónde los helados no eran siemples helados.

O eso o que todos y cada uno de los miembros del Consejo de Educación encargados de redactar el contrato base tenían algún tipo de trauma infantil con los helados, las heladerías o los heladeros. De esas cosas nunca puede estar uno seguno (ni tranquilo...) xD

MARIO ALONSO dijo...

Menos mal que hablamos de 1923... hoy en día, una sola de esas medidas, supondría una vulneración de los derechos elementales, un claro símbolo de discriminación... y acabaríamos -con toda la razón del mundo- como el rosario de la aurora.

María... todo bien? Un beso grande.

Silvia dijo...

Es abusivo, pero da una idea de como se trataba a la mujer por aquella época.

Quería aclarar que el documento no es de EE UU, sino de la España de Primo de Rivera, en concreto el contrato es de Castilla la Mancha, lo cual me enfada aún más. Hace tiempo que me lo enseñaron, quise buscar el lugar concreto, pues algunos decian USA, otros Argentina, hasta que di con el PDF.

saludos, María!

Anónimo dijo...

Al principio he pensado que era inventado... pero lo cierto es que me lo creo perfectamente. Los tiempos avanzan, pero mucho más despacio de lo que deberían. Las leyes cambian y los contratos ya no son tan reestrictivos... pero sigue quedando todo eso que llaman "salvar las apariencias". La gente sigue siendo mentalmente una mojigata. Es dificil ver un cambio real sin un cambio social previo. Una mentalidad heredada de un pasado así, es mucho mas dificil de modificar que un contrato...


Sara

Agua dijo...

Madre mia vaya tela de contrato! al principio cuando lo he leido pensaba que era en plan "broma" y cuando he visto la reseña al pie de pagina..madre mia, se me ha caido el alma al suelo!

Por suerte, y como bien dices, los tiempos han cambiado y ahora tenemos voz y voto, no como antes.

Eso si yo me pregunto...lo de las enaguas...serian 2 para ponerselas a la vez o para ir cambiando??? :-P

Besos!!

мαяια dijo...

Este contrato de 1923, Silvia, se redactó en EEUU. Sé de la existencia del Pdf al que te refieres (también nos lo enseñaron en la Facultad junto al original -en inglés, por supuesto-) y... en fin, no sé quién lo "montó" ni con qué finalidad, pero es absurdo además de imposible. Es cierto que este contrato se usó en España (muy posiblemente en Castilla La Mancha, entre otras Comunidades Autónomas) pero bastantes años después de ser usado en los EEUU.

Nos asombramos de la serie de puntos de este contraro cuando más asombroso sería el hecho de que en España (en 1923 y durante muchísimos años después) las mujeres no éramos "personas jurídicas" a las que se pudiera contratar y, por tanto, no podíamos firmar absolutamente nada...

Riesgho dijo...

Como me he reido con el contratito de marras. Es increible que las mujeres en aquella época tuvieran que firmas y estar de acuerdo, o al menos acatar, semejantes normas.
Menos mal que los tiempos han cambiado!!!!

Gracias por tu visita a mi blog, por tu comentario y por todos esos halagos que me haces como madre. En cuanto al tema de los padres... los hay para darles de comer aparte. No me considero ni mejor madre ni peor que otras, pero desde mi punto de vista, la educación empieza en casa y si esa base falla o no se compagina con la recibida en el centro escolar... apaga y vamonos :)

Un saludo y de nuevo gracias por tus palabras.

JULIA dijo...

Creo que ya había leído uno parecido...
Te concreto María: las mujeres en España según nuestro Código Civil fueron consideradas como incapaces o como menores de edad hasta 1975.

Es decir, antes de ayer.

Someone exactly like you. dijo...

Menudos cabrones (con perdón)

En Tunez siguen así,cuando vi a mujeres dentro de la piscina vestidas de pies a cabeza se me quedaron los ojos como platos.Y de salir por las noches nada.Ni bikinis,que sus maridos ya se encargaban de mirar culos de turistas.

Agh.

Camaleona dijo...

Tuve que irme de mi empresa anterior porque mis jefes y compañeros no podían comprender porqué una mujer (en el sentido más despectivo que puedas imaginar) casada y con un hijo pequeño no renunciaba a su vida profesional. Siempre me decían que era completamente imposible compaginar la vida laboral con ser madre, cuando de sobra demostré mi fuerte implicación con el trabajo y mi evidente implicación con mi familia. Me costó largarme de allí porque iba a un montón de entrevistas de trabajo en las que los interlocutores eran también hombres que opinaban lo mismo que mis jefes y mis compañeros... que todo no lo puedo querer, o una cosa o la otra. Esto me cabreaba muchísimo, porque siempre me lo decían hombres cuyos abuelos debieron escribir el contrato de tu post.
Es cierto que con mi segundo hijo he reducido el ritmo de trabajo y aún tendré que reducir un poco más, pero no pienso renunciar porque quiero demostrarme a mí misma y a todos los hombres con los que cada día comparto mi trabajo que sí se puede ser mujer, madre, beber cerveza, pintarse los labios, vestir de rojo, vivir rodeada de hombres, salir, viajar, tomar helados, teñirse el pelo, vestir pantalones y nunca dejar de ser una gran profesional.

Ailën dijo...

Lo conocí por mi madre (que es profesora...) y cómo me alegro de que hayan cambiado los tiempos en ese sentido (y en otros).

He echado una ojeada a ti blog, y me gusta como escribes y lo que escribes así que, si me permites, me volveré a pasar para seguir aprendiendo a ver el cielo más azul =)

Aïcha dijo...

Pues menudo contrato para las profesoras de aquella época. Sin duda debía de ser duro.
menos mal que las cosas han ido cambiado a veces para mejor.
besitos
PD: ya me queda menos para ser libre y poder estar más asiduamente por estos lares. No me olvidesss ^^

BEA dijo...

Mi niñaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, ya estoy aquíiiiiiiiiiiiii jejeje. Ains que conste que no me quiero ir nunca de estos lares (del mundo del blog). Es como un refugio, me encanta. Me voy por temporadas, pero no sé que hago que siempre vuelvo. Me pongo a curiosear a mi gente y al final regreso. Ahora me siento con ganas la verdad.
En realidad no sé porque te tengo tanto cariño, será porque tenemos bastantes cosas en común y estoy segura que seríamos complices en muchas cosas.
Siempre estoy aquí. Siempre. Se te adora María, créeme.

Muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaakkkkkkkkkkkkkkkkkkkss!!!

Carlos dijo...

Un contrato que deja al descubierto las condiciones por las que discurría la enseñanza... hasta practicamente los albores del s.XXI.
En donde quien estaba en el punto de mira de cualquier fallo eran las maestras o profesoras.
Y por increible que parezca aún hoy hay quien a la hora de elegir un colegio para sus hijos tiene en cuenta factores que en nada tienen que ver con la calidad de la enseñanza.
Ahora plantean la objeción de conciencia como derecho para asistir o no a una asignatura;en otra Comunidad el derecho a darlas en el idioma que elija el centro;y hay centros,privados (subvencionados),que sutilmente tienen en cuenta el "" vesturario de los(mayormente de las)profesores. Sin contar con que por la crisis y no se que bien explicaciones de los expertos,pretenden la recuperaciones,selectividad incluida,en agosto y el curso comience en sep.
Y entre medias de tantos analistas y expertos unos profesores que han de hacer magia para completar un programa en el plazo previsto.
Pero que dificil es enseñar!

Y el contrato que muestras hablamos de un país como USA; y de los problemas que mencionamos hablamos de un país como el nuestro.
No quiero imaginar las condiciones de los profesores en países anclados aún los años 20 en cuanto a moral y religión.

Enhorabuena por la presentacìón del tema y la entrada en si!
Un abrazo

Dara Scully dijo...

Tremendo. Gracias a Diosa que las cosas han cambiado, y aunque aún tienen que cambiar más, ya no tenemos que leer atrocidades semejantes, al menos en los países occidentales.

Tengo curiosidad por saber cómo nos considerarán a nosotros dentro de cien años, porque eso en aquella época era normal.

Un miau

Sombra de Luna dijo...

ya conocia este contrato...me en lo enseñaron en clase de Didáctica de ciclo..es bastante impactante.
un abrazo

Oski dijo...

¿Cerveza, vino o whisky? Pues a darle al ron o a la sangría Don Simón, aunque técnicamente lleva vino...

En fin.

Ver para creer, como reza la etiqueta de este texto.

Un día leí unas cuantas leyes absurdas de los EEUU. Una de ellas era una ley de Kirkland, Illinois, que prohíbe a las abejas volar sobre el pueblo o por cualquiera de sus calles. Y en Arkansas está prohibido que el rio arkansas crezca llegando a la altura del puente de la calle principal de Little Rock.

Con leyes así me puedo creer cualquier contrato que me pongas aquí.

Un abrazo.

*Sechat* dijo...

Me parece además de sexista, desconcertante y absurdo en gran medida. Afortunadamente las cosas han cambiado, aunque es cierto que se pueden introducir aún muchas mejoras. Un abrazo.

VaNe dijo...

Nos habrían prohibido ir al Zumolandia, está cantao!!!!! xD

Estos americanos y sus americanadas.... sí, los tiempos han cambiado pero sigue habiendo americanadas que te dejan flipando y eso de si son peores o no-tan-peores que este contrato, aún no lo SÉ!!!!! :S



:M

turistaentupelo.com dijo...

Yo creo que ante etas cosas no nos queda más que reirnos de como podían llegar a ser las cosas...


Por que claro, ahora puedes llegar a pensar que esto era para mujeres BLANCAS, que a las negras aún se las podía tener esclavizadas...

Gracias a la lógica y a la razón por los cambios.

=)

Edgar León dijo...

Qué pena, qué pena que este tipo de contratos hayan existido.

Miguel González Aranda dijo...

Uofff!!

Ehorabuena María por haber nacido en ese lugar y esa época!!!!

Salud

мαяια dijo...

mmm... será por no haber nacido en ese lugar y esa época, ¿no? 0_o


:P

Bueno, me quedo con la enhorabuena (sea por lo que sea...), que nunca viene mal... ;)

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Parece el contrato de un convento a una monja de clausura. Un saludo

Al dijo...

Juder!!! si no era un contrato de juja, tenía que serlo de novicia, monja o similar. La movida es que causa risa, pero de risa tiene poco, la verdad.

Me ha dado un flash y me he puesto a pensar en como iríais en 1923 con las faldas extralargas, las enaguas y.... jajaja, me pega la risa. Como tú dices, se supone que podrías beber malibu con piña pero a las 6 de la tarde y nunca jamás en el Zumolandia, ¡¡ehhhhh!! xD

Absurdos de la historia que te dejan flipando en el siglo xxi pero que muchas maestras sufrieron hace sólo 3 siglos de nada. Todo un poema.... :S

мαяια dijo...

Deben haberte medicado demasiado para que tengas flashes de esos... ¬¬'

Sin comentarios... xD