4/9/08

a Rosa:

Rosa es una chica de veinte años, presupongo que andaluza, aunque no lo sé con certeza. Para mí, ella es una completa desconocida y presumiblemente pensará que yo también lo soy para ella, aunque se equivoca... Rosa me conoce como muy pocas personas.

Ella es uno de esos lectores anónimos que (en mayor o menor medida) todos tenemos. Uno de esos que entran de puntillas y se van sin hacer el menor ruido. Lectores asíduos que, aunque no veamos ni sepamos de su existencia, en el fondo sí sabíamos que habría (tal vez porque así nos lo dicte ese ego de escritor aficionado con altas aspiraciones que a veces hace acto de presencia)...
Partiendo de esa base, imagino que hoy el mío (mi ego de escritora aficionada con altas aspiraciones) estará de enhorabuena, porque ha tenido la inmensa fortuna de que Rosa deje atrás su anonimato y se haya puesto en contacto conmigo.

Rosa, en su mensaje, me cuenta que durante una de esas noches aburridas que todos tenemos de vez en cuando y mientras buscaba el video de la canción de Alejandro Sanz "Un charquito de estrellas", dio conmigo y con mi blog (aquel que tenía en msn spaces; que llevaba por título el mismo que dicha canción y que los que lleváis a mi lado desde hace un par de años recordaréis...), que se puso a leerlo (así como también el de otros CuentaCuentos) y que, resumiendo, continuó haciéndolo de manera asidua hasta que me perdió la pista (cuando me cambié a Blogger y dejé atrás "el Charquito") para volver a dar conmigo tiempo después...

Esta chica, termina su mensaje diciéndome que sintió pena cuando creyó que yo había dejado de escribir y que ahora que "ha vuelto a encontrarme" se alegra de que no se sea así y que si ha decidido salir de la comodidad de su anonimato, es para decirme, entre muchos y varios halagos que yo le agradezco a pesar de ser consciente de que me van grandes, que se ha convertido en (cito textualmente) "esa niña que necesita su cuento-historia... algo... para dormir". ¿Y quién no lo necesita? Yo desde luego sí, y tengo la suerte de estar rodeada de ellos por todas partes...
Y a esa suerte, ahora también he de añadirle la de saber de la existencia de Rosa y del honor que supone que me elija a mí como esa persona que crea, inventa e imagina sus cuentos de antes de irse a dormir...

Rosa, ahora en primera persona te diré que... en primer lugar, te agradezco enormemente tu mensaje; en segundo lugar, te pido disculpas por haberte quitado otro pedacito de anonimato al nombrarte (aunque no he puesto ningún link y no lo haré a no ser que me des tu permiso); en tercero, que tus palabras me han hecho emocionarme y soltar más de una lágrima y en cuarto, que espero que esta entrada no te moleste. El porqué de ella es simple: considero que aquí, las historias, los cuentos, los relatos... son los protagonistas indiscutibles y que tanto yo como el resto de las personas que aquí dejan sus letras, somos algo así como los personajes secundarios que ayudan a dar color y forma al protagonista. Una vez que tus letras llegaron a mí, lo único que faltaba era ese protagonista al que le diesen el matiz que sólo ellas podían darle, por eso en esta ocasión, más que un cuento es una pequeña anécdota con una única y clara protagonista: tú.

Muchísimas gracias, Rosa. Un millón de besos (uno de ellos, se lo haces llegar a tu padre de mi parte)

6 comentarios:

**PeoPLE ALwayS leAVE** dijo...

Como me has llenado de alegria..ya estoy aquí,he tardado 5 minutos en hacerme el blog...ni si quiera sé muy bien como va esto pero lo que importa es comentarte. Supongo que ya has deducido que soy Rosa ¿no? jeje
Bueno María he leído tantas y tantas historias tuyas...todas y cada una llenas de miles de sentimientos..que ahora,cuando veo ahí mi nombre,lo tengo que leer y releer para que realmente me crea que soy yo. Esta historia no deja de ser tan interesante e increible como las demás aunque a partir de ahora yo siempre le guardaré un poquito más de cariño porque por fin decidí decirte que te seguia desde hace tiempo...y ahora me doy cuenta con tus palabras,que ese paso ha merecido la pena.

Gracias de nuevo,y no me preguntes por qué...porque la respuesta es...TE LAS MERECES!!!!!!

мαяια dijo...

Ay!!! madre mía... Qué he hecho? jajaja

Bueno niña, que es un honor poder leerte también por aquí, pero eso sí... nada de halagos, eh! Con todo el tiempo que llevas "conmigo" confío en que tú seas de las que me den caña y me critiquen los fallos... ;)

¡Gracias a ti!

Soboro dijo...

Qué estupendo es tener lectores seguidores que disfrutan con tus historias, como Rosa, y además la has motivado para que haga un blog.
Buen homenaje a esta lectora ya menos anónima y esperamos pronto uno de tus relatos.
Un beso.

Sara dijo...

=) A mi estas cosas me emocionan! A ver si Rosa se anima a apuntarse a Cuentacuentos y, quién sabe, quizás dentro de poco sea ella quién tenga que hacer una entrada tan bonita como la que has hecho tu hoy.

Un saludo!

ninive dijo...

Enhorabuena María!!
y a Rosa por su naturalidad y sencillez al expresar o dar sentido a esto del escribir.
Y me uno a la moción de verla ya escribiendo para Cuentacuentos,pero sobre todo escribiendo y llenando el blogs de palabras!!
Un abrazote!!

___________________ dijo...

:-)

Así me he quedado después de leer el post. La verdad es que te tienes más que merecido tener muchos lectores anónimos.


Un abrazo,


Pedro.