22/2/11

Y pintar el sol siempre de amarillo

Quisiera volver a ser una niña. ¡Sí! Para colorear…

De pequeños siempre pintamos un sol en la mayor parte de nuestros dibujos. Da igual la estación de año e, incluso a veces, el astro rey está presente también cuando dibujamos la noche.

Y siempre, siempre, siempre, lo pintamos de color amarillo. En ocasiones usamos también el naranja o el rojo, porque hace mucho calor…

Cuando crecemos da igual que tengamos una temperatura de cuarenta grados a la sombra, que si nuestro día es negro, nunca lo pintaríamos de ese amarillo radiante. Sería un sol oscuro, incluso más que la luna, casi negro.

Por eso quiero volver a ser pequeña: para dibujar todos y cada uno de mis días con un sol amarillo, muy amarillo.

Aún así, tengo la suerte de tener a mis cinco soles que brillan más que cualquier otra cosa y dan más calor (y cariño).

4 comentarios:

Sara dijo...

=) que bonitos son los soles amarillos de plastidecor y sueños... y como iluminan!!

Camaleona dijo...

Ya sabes que soy un solete, pero no soy amarilla :)

Iria dijo...

Que bonita, la entrada y el blog en general.

Es lo bueno que tiene ser niño, el optimismo con el que se ve todo :)

Un saludiño!

Iria dijo...

Que bonita, la entrada, el blog y todo :)

Es bueno que tienes ser niño, el optimismo con el que se ve todo :)

Un saludiño!!