11/8/09

De... ¿vuelta?

Una vez escuché una frase que decía algo así como… “siempre que te vayas sin dar explicaciones, podrás volver del mismo modo”. No, en realidad jamás he oído algo ni remotamente parecido, lo que sí oí una vez fue “me iré sin que nadie me eche para así volver sin que nadie me llame”.

Aunque en realidad… la evidente ausencia de letras en este Blog en ningún momento fue algo premeditado, pero aún así, imagino que toca dar explicaciones (y no por nada, sino porque quiero): si nos remontamos a lo último que escribí, tendremos que ir atrás en tres páginas del calendario y situarnos a finales del mes de Mayo...

Los últimos días del mes de Mayo tocó celebrar y festejar victorias, triunfos, copas y tripletes; después llego el mes de Junio con sus exámenes finales (y ya seas alumno o profesora, toca hacer el último esfuerzo); tras las clases y los exámenes llegaron las vacaciones (con la correspondiente visita a las Trillizas incluida) y, a partir de ahí, pues supongo que vino algo así como una abstinencia bloguera por elección propia y para descontaminarme un poco (que lo venía necesitando).

Entre ayer y hoy he estado leyendo comentarios y e-mails (cuyo plazo de respuesta no sé si ya habrá expirado o no…) y hace unos minutos he decidido ponerme a escribir un post que, al menos, interrumpa el punto y final que se me antoja llevaba marcando el anterior, porque lo cierto es que si hay algo que no he mirado son las estadísticas, y ya no sé si queda alguien que continúe pasándose por aquí o que quiera seguir haciéndolo. Aunque eso supongo que es lo de menos, la pregunta es si yo quiero continuar escribiendo…

Por último (y en respuesta a esos e-mails y comentarios cuyo plazo de respuesta desconozco si sigue abierto), simplemente diré que es posible que esté mejor y más feliz que nunca, aunque también más asustada. Y es que yo no sabía que la felicidad daba tanto miedo, pero es ahora cuando toca ser valiente y lo estoy intentando…

13 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

Cuanto honor, siendo el primero. Es real que se te ha echado de menos, que el cielo no ha estado tan azul como de costumbre, simplemente...la espera ha sido necesaria, pues así lo has decidido y si estas feliz, aunque asustada, es lo único de importa.

Bienvenida...Un beso

мαяια dijo...

a Noelplebeyo: ni siquiera lo decidí, pasó sin más... (como todo lo realmente bueno) ;)

Y nada de honores. Tiempo y paciencia, que he perdido el ritmo y atrás me he dejado mucho por hacer (ver...) :D

turistaentupelo dijo...

La felicidad da miedo.... miedo a dejar de sentirla.

Bienvenida a tu casa, y anda, no nos dejes tanto tiempo sin ver el cielo...

Mirna dijo...

¡Por fin, María! Me alegro tanto de que hayas vuelto, ya anhelo que destapes el cielo nublado de tu ausencia con brochazos de historias de color celeste :)
Yo he estado escribiendo mucho en tu ausencia, y he echado mucho de menos tus "testamentos"!
La felicidad y el miedo suelen ir juntos cuando pasa algo grande, la espera, ansiedad con una sonrisa en la cara. Seguro que todo va bien, hay que ser valiente.
Por mi parte, siemdo un poco egocéntrica, te comento que falta poco para la tercera parte de Historia de un peligroso reencuentro. Que como las otras dos, van dedicadas a la chica mágica celeste ;)
Muchos besos María, que te los mereces!
Desde Marte (el cielo a veces también se ve celeste)
Mirna

Edamal dijo...

Maria la felicidad no da miedo aterra!!!! o al menos a mi pero es bonito ese miedo, significa que las cosas nos importan tanto como para temer perderlas. Todos pasamos por momentos en los que no somos capaces o simplemente no tenemos ganas de escribir, son estados, siempre puedes volver a hacerlo, bienvenida de nuevo por aqui!!

Besos!!

Camaleona dijo...

Pues yo me alegro muchísimo de leer tus palabras... y me encantaría que volvieras a enseñar ese cielo tan azul...

También me alegro de tu felicidad... y espero que deje de asustarte... disfrútala y que te quiten lo bailao...

Valentina dijo...

Qué bueno que has vuelto, bienvenida!

Te digo que a mí me gusta mucho tus escritos, y ya los echaba de menos!

Ojalá sigas siendo valiente, me alegra mucho saber que estás bien y feliz!

Un besazo!

Dara Scully dijo...

La felicidad da miedo a veces, pero si el cielo está azul, ya no da tanto.

Qué bien volver a ver tu azul por aquí :)

miaus

RO$iTÄ dijo...

María no sabes cuánto te he hechado de menos, creía que habías cambiado de blog y por eso ni si quiera te he escrito porque tenía casi claro que no me contestarías...

Sabes que no me gustaría ni un pelo que dejaras de escribir,que hay gente como yo que se despeja leyéndote..que sigo pensando que con tus historias nos llegas a cada uno de nosotros y no creo que estar en uno de los mejores momentos de tu vida, sea una escusa para no compartir con nosotros tus historias. También puedes compatir tu felicidad, sabes que estaríamos encantandos.

Vales muchísimo para esto y le das una vida increible al blog, mucha gente te pedirá que sigas escribiendo, porque mucha como yo sigue necesitando leerte.

Un besazo guapiñaaa,no me decepciones jejejeje

Aïcha dijo...

En este tiempo se ha visto un cielo vacio. Ahora que has vuelto se vuelve a llenar de luz en el dia y de estrellas en la noche. Bienvenida. Te echaba de menos ^^

nymphalunae dijo...

... Claro que hay gente que seguirá paseando por tu bonita callejuela de letras, donde siempre se ve un cielo limpio cuando miras sobre los tejados!
Qué explicaciones me vas a dar a mi, que dejé esto en enero... y ahora vuelvo. Me fui en silencio, y calladita vuelvo, a veces el silencio sienta bien.

Un beso, María.

*Sechat* dijo...

María: Por favor no nos dejes desamparados sin tus escritos. Es maravilloso viajar al mundo de los niños a través de tus ojos. ¡Ánimo y besos!

P.D.: Por cierto de todas las plantillas que te he conocido ésta y la primera son las que más me gustan y tu avatar del perfil también ;) creo que es muy acertado y encaja perfectamente con cómo eres (aunque apenas te conozco).

Manel Aljama dijo...

¡Hola!
Es la primera vez que visito tu estupendo y exquisito blog. Me gusta lo que he leído y a partir de ahora lo seguiré y lo enlazaré desde el mío si no tienes inconveniente.

Me parece una frase muy acertada (aunque no la hayas escuchado): “siempre que te vayas sin dar explicaciones, podrás volver del mismo modo”.