6/5/09

Ella y él (II)

Otra noche cualquiera, mientras sentada sobre la cama ella escribe una nueva página de la historia de ambos, él se sienta a horcajadas tras ella, aparta su pelo y, apoyando la barbilla sobre su hombro, comienza a leer. Ella gira la cabeza y lo mira. Acto seguido tapa con sus manos lo que ha escrito.

-¿Qué haces? ¿Por qué lo tapas? –pregunta él con asombro-.
-No… -responde ella- ¿qué haces tú? ¿Por qué lo lees?
-Ya sabes que lo hago. Juraría que no te molestaba…
-Pero no así. Me gusta más cuando lo haces a escondidas, mientras duermo…

Él sonríe y apoya su espalda contra el cabecero de la cama. Ella continúa escribiendo y veinte segundos más tarde se gira y le pregunta:

-¿Te has enfadado?
-No, para nada. Sabes que no puedo enfadarme contigo.
-Entonces… ¿por qué estás tan callado?
-Pensaba…
-¿Y en qué pensabas?
-Pues… en que si yo escribiera un diario, necesitaría marcar todas y cada una de las páginas que hablan de ti…
-¿Y…?
-Pues que no creo que existan tantos marca-páginas en el mundo…

14 comentarios:

Mirna dijo...

Pues tendrá que utilizar otras cosas aparte de marcapáginas, trocitos de papel, bolígrafos, calcetines... :)
Mirna

una más... dijo...

Oh! directo al corazon..

Sara dijo...

:)

¿Sabes? me recuerda un poco a mí tu historia. Yo tampoco dejo que mi novio lea nada de lo que escribo mientras lo escribo o simplemente que lo lea delante de mí.

Pero sé que cada vez que actualizo el blog él se pasa a leerme y yo también lo prefiero así, que me lea a "escondidas" cuando yo no puedo verle.

Un besito guapa

Noelplebeyo dijo...

Es fácil solucionar ese problema: no poner ninguno

Besos

Carlos dijo...

Escriben sus pensamientos,leen sus sueños.
A ella le gusta que muestre interés por lo que escribe,a él que ella lo muestre por su silencio. Escriben una historia en sus corazones,la leen en sus miradas.
Leemos un mirrelato entrañable.
Un abrazo!

turistaentupelo.com dijo...

Yo estoy escribiendo un diario, un diario de pareja, público, y que cualquiera puede ver.

Me encanta esta historia, María.

Camaleona dijo...

Empecé un diario con catorce años y así estuve hasta casi los veintisiete... tengo por lo menos doce libretas llenas de lágrimas, sobretodo, y tachones... antes no quería que nadie lo leyera, ahora que me da igual, nadie lo quiere leer... ¡¡es insufrible!!
Me encantan ella y él.

Agua dijo...

En realidad podían leer su historia en los ojos del otro cada vez que se miraban...me encanta lo que escribes niña! sorry por la ausencia de estos ultimos dias pero he estado resfriadilla :-) Besitos!

quierosercomoamelie dijo...

Siempre emocionan tus pequeñas(Grandes) historias, María :)

Bicos!!

Paula dijo...

Me ha encantado esta historia :)

Ailën dijo...

Me están gustando mucho estas pequeñas historias de ella y él =)

Ah! Te he nominado a un meme de estos... ahora tú eres libre d ehacerlo o no :^P

¡¡¡Besitos!!!

Aïcha dijo...

Pues que doblale las puntas de las hojas y asi al ver el cuaderno abultado pensará que al igual que su amor por ella no ocupa sólo lo que diga o escriba si no que es algo que se extiende hasta el infinito

Lauriña dijo...

:-O
¡qué bonito!
ya estoy esperando la parte (III) :D

¡Muá! :******

Laura_desde-dentro dijo...

¡Oh! Qué bonito :_(

Saludos.