5/3/09

72

A veces la miro y no veo en ella más que una niña asustada e indefensa, una niña inocente a la que él le cura un nuevo rasguño de su enésima caída haciendo mil y una travesuras. Hay días en que se despierta entre sollozos a causa de un mal sueño, otras veces hace pucheros en busca de un abrazo, un beso o simplemente para que él le haga carantoñas. Muchas veces ríe sin motivo aparente y otras tantas llora por demasiadas causas injustas.

Ayer fue su cumpleaños pero estaba demasiado enfadada con todos en general y con nadie en concreto como para querer que la felicitásemos y le hiciésemos regalos. Hoy también estaba enfadada, porque nadie se había acordado de su cumpleaños. Ayer, hoy o mañana no importan, dan exactamente igual. Es indiferente que se trate de unos días o de otros, porque siempre los olvida. No sé si vive para olvidar el día anterior o si olvida para vivir un nuevo día...

Podría hablar de ella como si se tratase de un pequeño pez al que día tras día van cambiando de una pecera a otra o, incluso, decir que toda su vida juega al escondite dentro de su cabeza. Hay momentos en los que descubre algún recuerdo y otros en los que no encuentra nada, absolutamente nada.

Esa es su realidad. Reír y llorar sin saber porqué. Decir y desdecirse. Estar perdida dentro de sí misma. Pensar que una extraña le lleva continuamente la contraria. Querernos demasiado, olvidarlo después y darnos el primer beso del día durante cada una de las veinticuatro horas…

Tal vez setenta décadas y dos años más, sean una carga muy pesada para llevar en la maleta de la vida, así que tal vez, y sólo tal vez, simplemente se esté tomando el descanso que precisa para coger fuerzas, volver a ser la misma y, además, recordar que lo es y siempre lo ha sido y lo será.

20 comentarios:

Agua dijo...

Somos complicadas...y con el paso del tiempo mas aún...me ha encantado el texto! besos!

Noelplebeyo dijo...

No lo olvidéis vosotros y seguir susurrándoselo...Un beso

Milo dijo...

El cielo hoy está gris y de vez en cuando se deja ver el sol. Cuando le da la gana llueve y, cuando no, simplemente corre un frío que pela. Me gusta el día de hoy.

A lo que iba; ¿debastador? lo que es; es triste, una putada que alguien vaya de justiciero pretendiendo joderle la vida a alguien. Que si quiere jugar a los superhéroes, se ponga unos calzoncillos por encima de pantalón, una capa y se pinte en el pecho la G, de gilipollas. Hartísimo estoy de la gente.

^^ gracias por lo de pequeñas maravillas, ¡viniendo de ti es todo un halago! A ver si te pasas más a menudo y me regalas un poco más los oídos :p Yo a ti no voy a decirte nada, que ya tienes 50 mil comentarios y es suficiente ;)

Aïcha dijo...

Jous y yo to melancolica hoy y encima me describes una escena tan durita y tan triste. Jous. Besitos snif snif

Camaleona dijo...

72 años son un montón de años vividos... y podría ser que aún quedaran muchos por vivir, así que está bien tomarse un descanso rodeada de gente que le adora.

Esther dijo...

Hacía tiempo que no venía por aquí pero, aquí estoy :)

Tierno post. Me recordaste a una personita que viene de vez en cuando a mi casa, sólo que ella es mucho más joven.

El que se olviden de tu cumpleaños, la verdad es que a mí algo me molesta si sucede en el momento y es como si pensaras:

- ¡Jolín! Mira lo que le/s importo. Ni siquiera se acuerda/n de mí...

Como que te sientes extrañ@. Yo prefiero que se acuerden a los regalos, aunque si quieren regalar... contra más azúcar más dulce ¡Je,je!

Saluditos.

Carlos dijo...

Y a cada primer beso le sigan venticuatro sonrisas. Es una labor muy dura,capaz de hacer frente a la voluntad mas fuerte pero seguro que venceros nunca.Como dice Noel en su bellísimo comentario seguid,seguid siempre. Me dijo mi amiga Elena,de Candás,que si pudieramos auscultar el alma estarían diciendo Gracias.
Un besote!!

мαяια dijo...

a Agua: sí que lo somos, sí... queremos o no, seamos conscientes o no...


a Noelplebeyo: imagino que eso es lo principal, que haya quién se lo siga recordando, ¿verdad? ;)


a Milo: de nada... supongo.


a Aïcha: así es la vida de cruda y de dura...


a Camaleona: si de verdad se trata de un descanso... a mi también me parece bien ;)


a Esther: nadie se olvidó de su cumpleaños, todos lo recordamos. A ella se le olvidó que había pedido que no quería que la felicitásemos...


a Carlos: ¿qué te voy a contar a ti? ;) Otro besote y también 24 más!!!

Someone exactly like you. dijo...

Uf,llevo unos días sin internet y me desquicio :(

Veo que aunque esté unos días sin leerte no se te pierde ese don.

Cendra dijo...

¡Qué triste y que hermosa historia al mismo tiempo!
Un precioso rastro parece que ella va dejando, a lo largo de su vida, y no creo que todos sepamos capaces de hacer algo igual...
¡Un abrazo muy fuerte!
Por cierto, ahora comento poco, pero no he dejado de leerte!!

Elena dijo...

Hola, María... Es una historia un poco triste, pero como hace poco dije, las cosas tristes suelen ser muy hermosas.

Te he dedicado una pequeña historia, y aunque no llegue ni a la suela de un zapato a las tuyas, creo que me salió un poco celeste.

Así que, en mi blog te espera...
A ver si me dejas uno de tus "testamentos", que se echan de menos...
:)
Un saludo,
Elena

Oski dijo...

Siempre escuché que quien buscaba encontraba.

Las búsquedas personales son importantes, y más cuando va pasando el tiempo y la maleta se va llenando de cosas, cosas que no siempre se pueden seguir llevando.

Un abrazo, cuídate.

Miguel González Aranda dijo...

Me gustó,
texto tristre y bello...

Pedro Escudero dijo...

Vaya, estás viendo el cielo un poco gris...no te digo que no sea así, pero seguro con con sus 72 y pese a todo sigue habiendo azul allí arriba.

Un abrazo,

Pedro.

Sara dijo...

No te haces una idea de lo identificada que me he sentido al leer esto...

Dara Scully dijo...

Ha vivido sonrisas, lágrimas, enfados, alegrías, miedos, dolores, fascinaciones, dudas... Ha Vivido, con mayúscula, y poco a poco va haciendo sitio para lo que venga después. Duele, sí, pero ya ha Vivido.


Un miau grande, señorita azul.

Sara dijo...

Me he quedado en blanco como una idiota leyendo esto y sin saber que decir...(todavía sigo sin saberlo)

Pero quería saludarte, para que sepas que sigo aquí, leyendo maravillas como esta aunque ojalá tú nunca lo hubieras escrito y yo nunca lo hubiera leido.

Que te dejo un beso muy grande y un abrazo más grande todavía, que me duele mucho leer algo como esto (aunque supongo que eso ya lo sabes), pero me duele más por leerlo de ti. Y me voy, con la misma cara de idiota porque todo lo que te diga no podrá cambiar nada y no sabes cuanto lo siento.

Un beso guapa

BocaDelcielo dijo...

la maleta de la vida... siempre es la que más pesa.

VaNe dijo...

Supongo que esto es algo que a muchos no nos suena a nuevo, por desgracia, claro. Lo difícil es vivirlo, pero tampoco es nada fácil saber contrarlo ;)

quierosercomoamelie dijo...

Estremecida con tu texto... me volvieron tantos y tantos momentos, tanta tristeza y angustia que sentí viendo cómo se perdía..., pero también viví grandes momentos de ternura y amor.

Él tenía 77, y también había vivido.
Era mi padre.