22/1/09

Al... chico de la estrella de seis puntas

El día que nos conocimos y te diste cuenta de cómo miraba embobada tus ojos, me dijiste que lo realmente raro no era que fuesen uno de cada color, sino que tu hermano gemelo también los tuviese así, sólo que a la inversa. Cuando nos conocimos, lo único que hiciste fue tomarme el pelo. No te llamas como decías, eres hijo único y, al final de la noche, se te cayó la lentilla de tanto que nos reímos… El día que nos conocimos fue un sábado que acabó en domingo, una tarde que acabó amaneciendo.

La segunda vez que te vi empecé a pensar en la posibilidad de que todo aquello fuese algo más que un magistral intento de utilizar toda tu artillería pesada a la hora de agradarme, que era mucho más que una simple pose.

A la tercera (va la vencida) asumí que eras un loco divertido, un gran fabricante de sonrisas ajenas. Mucho más que un humorista sin nariz de payaso.

La cuarta vez que te vi pensé que sería la última y en la quinta, en la quinta tuve la certeza de que habías venido para quedarte. Y te quedaste…

Odio que seas capaz de arquear las cejas (y yo no), que puedas doblar la lengua (y yo no) y que tus chistes siempre tengan gracia (y los míos no). Odio que siempre te empeñes en ser mi pareja jugando al Trivial, que ganemos y, después, me llames marisabidilla. Odio que sepas más que yo de fútbol y que, como quién no quiere la cosa, almacenes en tu cabeza un sinfín de datos que yo tardaría meses en memorizar. Odio que te encante cabrearme, detesto sobremanera que lo hagas adrede y que, después, no pares de hacerme cosquillas hasta que te perdono. Odio que seas la única persona que jamás me dice gracias o lo siento y el que siempre esté dispuesto a dar la cara por los demás. Odio que me conozcas mejor de lo que yo llegaré a conocerme jamás. En definitiva, odio que seas tan perfecto y que tengas la certeza de que, por muchas cosas que odie de ti, a ti nunca podría llegar a odiarte.

Me chiflan tus locuras, tus ocurrencias y tus vaciles. Me encantan tus bromas (cuando se las haces a otro…), tus sorpresas y tus zumos de colores imposibles, también me encanta que siempre me guardes las chuches y los caramelos de color azul. Adoro nuestras confesiones, nuestras discusiones estúpidas y nuestros secretos fingidos. Tus ideas descabelladas, tus escapadas a las tres de la mañana para comprar helados, tus discursos filosóficos y tus monólogos eternos en los que siempre te pierdes y te olvidas de qué estabas hablando al principio.

Envidio tu forma de ser, tu positividad y tu valentía. Tu manera de afrontar los problemas y que siempre seas capaz de encontrar la parte buena de todo y de todos.

Pero, por encima de todo eso está el hecho de que te quiero demasiado, y anoche (a causa del miedo que me daba que pudiese ir mal) realmente he sido consciente de lo mucho que pintas en mi vida, de la falta que me haces (que nos haces…) y de que preferiría morirme mil veces antes de hacer uso de nuestro papel y quedarme con Pol si algo te pasara (pero eso no quiere decir que vaya a darte mi Vaio y mi Blackberry, porque una cosa es que estuviera muy asustada y otra muy distinta que me haya vuelto idiota…).

Y ahora que te he visto, me quedo más tranquila porque ni llevando uno de esos pijamas azules desgastados llegas a estar feo, porque tu tableta de chocolate y tu tattoo siguen intactos y en su sitio, porque a pesar de todo no has perdido la sonrisa y porque mientras tú sigas haciendo bromas y metiéndote conmigo, yo sabré que todo marcha bien…

Por último, el miedo que he pasado en las últimas horas me lleva a contarte algo que no sabes, y es el hecho de que siempre te he mentido, porque tú sí ocupas uno de los diez peldaños (y no precisamente uno de los últimos).

Ponte bueno (más de lo que ya estás) pronto para venirte con nosotros como siempre, porque sin ti los cafés de media tarde no saben igual y a los malibús con piña no hay quién los derrame sobre abrigos que no te hayan sido formalmente presentados.

Ah, y no lo olvides: que la estrella de seis puntas tiene su significado y su sentido, del que nosotros formamos parte pero que sin ti deja de existir.

16 comentarios:

Delirio dijo...

Me encanta tu manera de expresarte, como si hacerlo fuese tan fácil, como si no tuvieres mérito escribir de ese modo o como si cualquiera pudiera hacerlo. Me encanta leerte

Lluvia dijo...

Gran recital que le has dedicado, espero que como a minimo sirva para sacarle una gran sonrisa y que se recuper pronto.
Un abrazo enorme con sonrisas azules.
ANA

Lluvia dijo...

Espero que este gran recital que le has dedicado sirva como minimo para sacarle una enorme sonrisa y que pronto se recupere.
Un abrazo repleto de sonrisas azules.
ANA

Miguel González Aranda dijo...

Vaya que si se pondrá bueno, pero en un periquete. Estas palabras sanan a cualquiera.

Salud

Camaleona dijo...

Espero que el chico de la estrella de las seis puntas se recupere pronto y vuelva a robarte sonrisas una detrás de otra. Seguro que le encanta saber todo lo que aquí le has dicho.

*Sechat* dijo...

Me ha parecido precioso. Honesto y visceral porque se nota que lo has escrito sacándolo de lo más hondo de tu ser. Seguro que su tableta de chocolate se derrite al leerlo. Un abrazo.

Someone exactly like you. dijo...

:) Eres tremenda en serio.Cada espacio.Cada frase hecha.Todas esas metáforas que parece que te salen por los poros...yo qué sé.

Seguirá siendo más él que nunca si tiene a gente como tú cerca despues de cualquier cosa que le pase.

MARIO ALONSO dijo...

Uuufffff... María, qué maravilla de texto. Ese chico se recuperará instantáneamente al leer tus palabras.

¿Sabes una cosa? Hoy siento al leerte la misma sana envidia (por llamarlo de alguna manera) que sentiste tú ante uno de mis poemas... Yo también deseo que un día alguien me diga (o me escriba) cosas así.

Estoy muy triste, amiga mía... pero estoy.

Besos.

Sara dijo...

¿Sabes lo que me da envidia a mi? Lo bien que se te da dirigirte a las personas. Sabes rescatar las pequeñeces que hacen especiales a los demás. Y eso, te hace muy grande.

He preparado una cosita para ti... llevas mucho tiempo estando ahí para mí y creo que nunca te lo había agradecido. No sé si para bien o para mal, he decidido que Verde se merecía tener un final. Y lo cierto es que, su final, se parece terriblemente a un principio. En dos días, la respuesta... ;)

Miriam dijo...

Jo que bonito María. Yo también espero que se recupere pronto.

Un besote

Lauriña dijo...

Menos mal que no lo leí hasta ahora porque sino no sabría cómo parar de llorar. Es perfecto, hasta el título lo es. Ya verás cuando lo lea!!! =D

Fdo: una que se siente orgullosa de ser una de las 6 puntas de la estrella!!! ^.^

Edamal dijo...

María es una pasada, lo he tenido que leer 3 veces para asimilarlo de lo bonito que me ha parecido, seguro que ese chico se recupera, cuando uno está convaleciente palabras como estas son las que les hace a uno seguir adelante y la verdad es que hay muchas cosas que me han hecho recordar hechos de mi vida, sigue escribiendo así, lo haces fenomenal.

Besos

Oski dijo...

Seguro que con tus ganas, ánimos y cariño sale adelante mucho antes.

Un abrazo muy grande.

turistaentupelo.com dijo...

Llevo 2 días intentando comentarte y no me dejaba!

Quería decirte que la primera parte del relato, sobre todo , desprende una magia que ha sido capaz de contagiarme totalmente.


Las 5 primeras veces... acabo de pasar por esas 5 primeras citas con alguien,y han sido exactamente como tú las describes (sin lentillas,eso sí).

Me has hecho suspirar.

Al dijo...

Esto... ¿jugamos al Trivial marisabidilla? =D

Tengo muy claro lo que decirte: GRACIAS, MUCHAS GRACIAS y LO SIENTO mucho por haberte dado ese sustazo. ¿Qué tal? :P

Yo creo que a escribir así no se puede aprender, esto tiene que ser algo innato, pero si me equivoco está muy claro que hasta que tú no me enseñes yo nunca podría escribir un texto así. La realidad existe y todos la sabemos pero no todos tenemos la capacidad de saber contrarla. No todo el mundo puede traspasar las barreras de una pantalla de ordenador y hacer que otras personas, desconocidos para mi, sientan envidia por todo esto.

Ahora soy el tío mas envidiado de blogspot y sin duda a partir de ahora hasta ligaré más. jajaja xD

qrt mt, sbl, nn? ;)))))))

мαяια dijo...

Mira que eres bobo...




sn, s! ;D