26/3/08

Podría ser más tonta (pero ya sería cuestión de entrenar…)

Creo que, por fin, acabo de comprender al 100% lo que significa eso de ser “abogada del diablo” o “de las causas perdidas”. En el primer caso… si es el diablo, lo que se dice bueno no va a ser, entonces… ¿por qué querer ser su abogada?, y en el segundo… si el adjetivo que acompaña al sustantivo “causa” es “perdida”… ¿para qué meterse en camisas de once varas?

Objetiva e inteligentemente, no tendría caso el llevar a cabo tal cosa, peeerooo… yo es que nací muy visceral, con mucho pronto, poca paciencia (por no decir sin ella) y, además, con los años he cogido práctica en eso de meterme en la boca del lobo sin pensármelo antes al menos un par de veces…

Lo peor de todo es que yo misma tengo consciencia de lo que estoy haciendo y de dónde me estoy metiendo, pero claro… María coraje no puede quedarse como sí nada ante algo que le parece injusto, fuera de lugar, desmedido…

Ahora me ha venido a la cabeza una “anécdota” de mi infancia: resulta que una tarde, jugando en el parque de rigor, el “niño malo” por excelencia de mi barrio (que me sacaba dos años, tres cabezas –de altura, se entiende- y me superaba muy de lejos en mala uva –he de decir que por aquel entonces yo todavía no era borde, ni mala, ni nada de eso…-) nos quitó una pelota con la que jugábamos varios. Nadie se atrevió a ir a sacársela, nadie excepto yo, claro está…

Y me la devolvió, vaya que si me la devolvió. En ese momento me convertí en una heroína delante de mis amigas y el resto de niños y niñas –que no sabían que a lo que verdaderamente temía Víctor (que así se llamaba el elemento en cuestión) era a mi padre, desde que un día le echó una de “sus miradas” (levantamiento de ceja incluido) cuando pasó corriendo y me tiró del triciclo abajo…

En aquel momento, no siendo más que una canija y por mucho súper-papi que yo tuviera, él no estaba allí y yo podría haberme ganado un buen tirón de coletas, una colleja o a saber qué, pero aún así preferí enfrentarme a lo que era injusto, porque la pelota era nuestra y no tenía porqué quitárnosla.

Hoy por hoy, aunque el asunto tenga pelotas, no tiene nada que ver con un juguete esférico de mi infancia, pero yo sigo haciendo lo mismo: enfrentándome al problema, sea lo que sea lo que pueda pasar.

Y si soy así de por sí, la cosa todavía va a más cuando la cosa no va conmigo, sino con uno/a de mis intocables…

Aunque esta vez, he de reconocer que la defensa perdió el caso; que la acusación llevaba más razón que un santo y que el acusado en cuestión… no es diablo, pero comete diabluras y para algunas cosas sí es una causa perdida, como esta última mía

¿La sentencia? Pues… al final el acusado consiguió librarse de la condena, aunque no así su abogada (uséase yo).

¡Así es la vida! ¿Qué le vamos a hacer…?

8 comentarios:

Miriam dijo...

jaja, y a mi también me pasan cosas de esas, pero tampoco me sé quedar callada cuando algo me parece injusto.

Prometo usar la frase! (voy a ver cual es ahora mismo)

Ah! y el ipod se puede usar menos en el despegue y el aterrizaje (al menos en easyjet, jaja) Y lo escribí en papel, a la antigua usanza :P

Besitos!

JuAntonio dijo...

¡Así es la vida! ¿Qué le vamos a hacer…?

y todos podemos ser más tontos si nos lo proponemos.. yo lo intento cada día.. y créeme.. a veces, puedo hasta sorprender..

por cierto.. a saber q hiciste, q defendiste y el lío q causó la causa perdida.. en fin..

¡Así es la vida! ¿Qué le vamos a hacer…?

Jara dijo...

Si para tonta aquí tienes a otra pero en fin... así me hicieron que le vamos a hacer.


Sigue luchando por lo que crees que es justo!!!!








AAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH
He visto un "poema" en el lado drch de tu blog y era míoooooooooooooooo!!! que raro resulta.


muchos besos pedorra

Milo dijo...

No voy a leerme el tochaco entero :p simplemente vengo a saludarte ^^ Ale, saludada quedas ;)

Alma azul dijo...

Bueno, pues así es la vida. Y cuando algo es injusto alguien tiene que dar la cara y decir algo. No?

Admiro esa valentía.

PD: Tengo algo muy importante en mi blog que tal vez te interese. Échale un vistacito en cuanto puedas. ¿Vale?

Un besito.

Jara dijo...

Pues aquí viene otra y de las grandes pero en fin... así me hicieron ¿o me volví?





Sigue luchando por las causas justas









Ahhhhhhhhhhh!!! un "poema" en el lao drch de tu blog!! y es míoooooooooooooo. que raroo se me hace!! jajaja



Muas



pd: no sé si te mandé el comentario o no. Me repito por si las moscas.

Carlos dijo...

Abogados??? :O noooorrrrr!!!!
No quiero volver a ver uno hasta el lunes!! Y ¬¬ seguro que habrá sido cosa de ellos el que tengamos una hora menos este finde. Recurriré xD

Lo que uno cree que es justo ha de luchar por ello,y esa lucha no es nunca sinónimo de derrota alguna.Podrá suceder en un caso que a una parte le den la razón y a otra se la denieguen,pero lo que no podrán quitar a la defensa es el acto en sí de la lucha por lo que considera en buena fe justicia.
Así que a seguir luchando contra las injusticias en el mundo!!
Me viene a la mente una escena de peli que no recuerdo,o documental sería,no sé,de los gritos de una mujer maltratada que resonaban en el hueco de una escalera de un bloque,y tras las puertas los vecinos,escuchándolos.Eso no va con nosotros,decían, pues sí va,y hay que luchar contra ello,por muy engorroso que sea luego el papeleo y demás,pero se evita la injusticia. Y alaaa xD jajajaa ya añoraba mis textos del space :)
Que eso,que a seguir luchando siempre contra las injusticias!!
No gracias! Un abrazote!!

Oski dijo...

Eso nos acaba pasando a todos sin darnos cuenta, es parte de la vida y de nuestras personalidades combativas.

Se aprende a superar.

¡Un abrazo!