13/3/08

II


Hace hoy dos años (el 13 de Marzo de 2.006) publicaba mi primera historia para El CuentaCuentos y comenzaba con "un terrible dolor de cabeza" (no porque a mí me doliera, sinó porque en la frase así rezaba...).

Ahora, dos añitos después, ya he comenzado a dar mis primeros pasos sin que nadie sujete mi mano; balbuceo alguna palabra y alguna que otra cosa más, así que todavía me queda mucho por hacer y por aprender. Por suerte, he ido a parar al sitio más indicado para poder hacerlo...

7 comentarios:

synn dijo...

¡feliz cumple-cuentacuentil!

Alma azul dijo...

Hola. ¿Qué tal? Gracias por pasar por mi blog y abrirme una puerta a este rinconcito.

El blog me encanta, es un cajón de recuerdos, de sentimientos, de historias y a veces, de la historia de cada uno que es diferente. Es bonito compartir ideas, pensamientos, sentimientos.

Me pasaré más por aquí.

Y claro que eres bienvenida también a mi rinconcito. Pásate siempre que quieras.

Nos leemos.

Besos.

Carlos dijo...

Una palabra cayó sobre un charquito de estrellas y fue multiplicándose en ondas de miles de palabras que iban formando historias,y las que aún has de escribir.
¡Felicidades María!
Un abrazo!

______________ dijo...

Hola MAria!!! Y.... Muchas felicidades por tu cumpleaños cuentacuentil!!! :) La verdad es que ser un cuentacuentos y poder disfrutar no sólo de estupendas historias, si no de gente como tú, es una maravilla :)

Un abrazo muy fuerte,

Pedro.

Pd: En cuanto saque tiempo me pasao a leer tu cuento, te escribo esto recien levantado y casi perdiendo el autobus :S

Javi dijo...

Lo importante no es el DONDE sino el QUIEN.

1 beso, o 2, o 3...

Paula dijo...

Es curioso, creo que con esa frase empecé yo también mi andanza por estos lares... Salvando las diferencias, que tu no paras (ni debes hacerlo) y yo ya no escribo, no se que me pasa que no soy capaz.

En fin, que felicidades por tu cumplecuentos y que sean muchos mas!!! ;)

Besos

pd: Me encanta el nuevo aspecto del blog

Oski dijo...

¿Sabes qué? Sólo Oski es capaz de tener la desfachatez de venir a felicitarte 3 meses y pico después.

Pero como la vergüenza hace tiempo que me la dejé olvidada en algún sitio te dejo mis felicidades y mi abrazo.

¡Qué cumplas muchos años más como cuentacuentos!